Vivir en una casa campestre ubicada en conjunto cerrado, donde la naturaleza y los espacios amplios sean protagonistas, y donde se pueda respirar aire puro y compartir en familia, ha sido, es y será, el sueño de muchas personas, que, cansadas del caos y la contaminación de algunas ciudades, ven en una casa campestre el paraíso donde pueden pasar momentos inolvidables.

Una de las alternativas que empezó a tomar fuerza en los últimos 5 años en Colombia, fue la compra de vivienda campestre en zonas rurales, dado que ofrecía las comodidades y el confort soñado, a costos mucho más económicos que los ofertados en la ciudad y con toda la magia que da el olor a verde.

Leer más