Si a usted le encanta montar uk steroid shop en bicicleta y disfrutar de paisajes inigualables, debe tener ‘chuleado’ en su lista de rutas el tramo Ibagué – Doima.  

 

Si por alguna extraña razón no la ha realizado, aquí le contamos todo lo que debe saber de esta ruta, y qué puede encontrarse durante su recorrido.

 

¡Arrancamos!

Lo primero que hay que decir es que para ir a Doima los ciclistas tienen dos alternativas:  vía norte del Tolima y vía Buenos Aires.

La vía norte del Tolima, que conduce a los municipios de Alvarado, Venadillo, Armero y Lérida, inicia en la Glorieta San Isidro, ubicada después del barrio El Salado.  Desde ese punto los ciclistas inician un recorrido de 16 kilómetros en una vía completamente plana, pavimentada y de excelentes condiciones.

En el kilómetro 16, unos dos mil metros antes del peaje de Alvarado, se encuentra el cruce Cerritos, donde se realiza un giro a la derecha y se inicia un nuevo recorrido, esta vez de 13.8 kilómetros hasta Doima, donde los cultivos de arroz y de maíz y el verde son protagonistas. De este tramo, dos kilómetros son en vía destapada, proyectados para pavimentarse en el periodo vigente de la Gobernación del Tolima, es decir, antes de finalizar el año 2023.

Uno de los momentos mágicos de la ruta se da cuando se pueden divisar las famosas Tetas de Doima, dos montañas bellísimas que obligan a los ciclistas a detener su caballito de acero para apreciar la majestuosidad de la naturaleza y realizar el infaltable registro gráfico.

Antes de llegar a Doima, se encontrarán con el centro poblado Chipalo, donde existe puesto de policía, y desde donde se conecta una vía alterna al municipio de Piedras y al batallón de entrenamiento del Ejército nacional, ubicado en la Vereda El Pantano- Finca Buena Vista. En este punto encontrarán una caseta, ideal para utilizarla como punto de hidratación, recargar baterías y continuar pedaleando.

La ruta continúa con más paisajes y la brisa característica de la zona, que permite disfrutar del sol en un ambiente de pura frescura hasta llegar a Doima.

 

Vía Buenos Aires:

La vía Buenos Aires – Doima es un tramo ideal para las personas que les gusta la trocha. Puede iniciar en la cancha de fútbol del sector de Picaleña o bajar por la vía central y llegar al puesto de policía de Buenos Aires.

Esta ruta tiene 18 kilómetros, la mayoría planos, en los que también se puede disfrutar de un excelente paisaje y un cielo azul abierto e infinito.

Al no haber tráfico de vehículos, la ruta es perfecta para quienes les gusta pedalear despacio y combinar el ejercicio con una buena tertulia.

 

La llegada a Doima

Lo primero que apreciarán cuando lleguen a Doima es el puesto de policía                                           -que pertenece a la policía Metropolitana de Ibagué- la plaza principal y la iglesia San Miguel Arcángel.

 

Parada técnica y obligada

Ir a Doima y no probar los helados de Doña Oliva, ubicados diagonal a la plaza, es como no haber ido a este paraíso del centro del país. Por solo $1.000 puede refrescarse de una manera diferente. Mora, coco y uvas pasas hacen parte del abanico de posibilidades.

Desde doña Oliva, solo los separaran 800 metros de San Francisco Campestre, el primer proyecto bioclimático de Colombia, donde también se pueden desarrollar atractivas rutas llenas de verde y el inconfundible aroma a campo.

¿No ha hecho la ruta en bici Ibagué-Doima? Tranquilo, cualquier día es ideal para disfrutar de los mejores paisajes del centro del país.

Ya la hizo, tranquilo, se vale repetir.

Reciclar, ahorrar energía, elegir productos reutilizables, proteger los ecosistemas, reducir la contaminación, y ahorrar agua, son algunas de las acciones que hoy pueden contribuir de manera directa en la preservación del medio ambiente.

Y es que Colombia es un país único cuando de medio ambiente se trata. Según el Ministerio de Ambiente, alberga cerca del 10% de la biodiversidad mundial, contiene cinco reservas mundiales de biósfera y es el segundo país con más biodiversidad por kilómetro cuadrado. Estos hechos convierten al país en una potencia mundial a nivel medioambiental y lo ubican en el Grupo de Países Megadiversos Afines del Mundo.

Sin embargo, pese a la riqueza ambiental, la amenazas para el país son grandes, sino se logra una sensibilización y cambios de hábitos de sus habitantes.   Así que todos los esfuerzos que puedan realizar personas, organizaciones y empresas, el país lo agradecerá inmensamente.

Uno de los anavar pill where to buy diferenciales grandes de Condominio San Francisco Campestre, está relacionado precisamente con su contribución al medio ambiente, al ser el primer proyecto bioclimático de Colombia.

¿Por qué es bioclimático? 

Hay tres razones fundamentales. La primera, porque va a utilizar energía solar para iluminar todas las zonas comunes y sociales del condominio. Lo hará a través de la instalación de paneles solares en puntos estratégicos del proyecto. Doima – Tolima, la zona donde actualmente se construye Condominio San Francisco Campestre, ubicada a 30 minutos de Ibagué,  tiene una radiación solar especial, diferente al resto de zonas del país, lo que permite que se pueda desarrollar con éxito el uso de energía solar, una fuente mucho más limpia que la tradicional, porque no genera afectaciones, ni incrementa el calentamiento global debido a que no produce gases de efecto invernadero, ni subproductos peligrosos para el medio ambiente, lo que a su vez ayuda a tener calidad de aire.

“La pandemia sigue poniendo sobre la mesa varios temas trascendentales. La salud de los colombianos, los posibles confinamientos, y las maneras para hacerle frente a una enfermedad que sigue dejando muertes en todo el mundo, hacen parte de la agenda vital que se vive en el país.   Uno de los temas que sigue tomando fuerza es la calidad del aire, precisamente, porque la mortalidad de Covid aumenta en ciudades donde hay niveles mayores de contaminación. Ciudades como Bogotá y Medellín registran niveles muy altos de contaminación que afectan la calidad del aire que respiran sus habitantes. “Vivir en Doima es tener la certeza de respirar aire puro siempre”, manifestó Andrei Varón, Gerente General de San Francisco Campestre

Energía solar en las casas

La energía solar en Condominio San Francisco Campestre no solo estará presente en las 13 hectáreas de zonas comunes, sino también en las 293 unidades de vivienda, dado que dentro del reglamento de propiedad horizontal quedó establecido esta iniciativa, que sin duda aportará elementos valiosos al medio ambiente.

Segundo, porque va a tener reutilización de aguas lluvias. Condominio San Francisco Campestre cuenta con tres lagos que van a estar interconectados. Uno de ellos tiene 6 metros de profundidad y será utilizado como almacenamiento de aguas lluvias, desde donde se instalará una red encargada de regar las zonas verdes del condominio. Es decir, que no se utilizará agua potable para este propósito, lo que además permitirá que el costo de administración de Condominio San Francisco Campestre sea uno de los más económicos del centro del país.

Y tercero, porque durante el proceso de construcción, no se generan escombros, dado que todos los materiales -luego de un proceso industrial- se reutilizan en capa vegetal, de acuerdo a la normatividad de INVIAS.

“Estamos comprometido con la preservación del medio ambiente. Somos un proyecto sostenible, y eso nos llena de orgullo. Queremos seguir aportándole al desarrollo del Tolima”, indicó Andrei Varón, Gerente General de San Francisco Campestre.

En el Tolima, se construye orgullosamente, el primer proyecto bioclimático de Colombia. ¿Ya lo conoce?