Dicen que cuando dos propósitos comunes se encuentran, y se conjugan voluntades, siempre suceden cosas especiales.

Y eso fue precisamente lo que pasó con la reciente llegada del cantautor tolimense Santiago Cruz a Condominio San Francisco Campestre. Dos sueños, dos anhelos, y un solo sentimiento llamado: «Yo también creo en el Tolima».

Por un lado, San Francisco Campestre, el primer proyecto bioclimático de Colombia en la categoría de casas campestres; una iniciativa de amor puro por la región, que ha logrado que muchos ibaguereños, colombianos, y extranjeros, que siempre habían soñado con tener una vivienda campestre y querían vivir rodeados de naturaleza y respirar aire puro,  pusieran sus ojos en Doima- Tolima, un verdadero paraíso, ubicado en el centro del país, a solo 30 minutos de Ibagué.

Y por el otro, Santiago Cruz, reconocido cantautor tolimense, con nominaciones al Grammy, discos de platino y oro, y el reconocimiento y admiración de miles y miles de personas. Un artista que durante toda su carrera a profesado un amor especial por la tierra tolimense, y por conectarse con causas con las cuales se siente identificado.

¿Y qué pasó?

San Francisco Campestre y Santiago Cruz se encontraron, y así como el nombre del álbum musical de Santiago Cruz, del que el mundo habló en 2009, hubo un: “Cruce de Caminos”,  y una conexión especial llamada: «Yo también creo en el Tolima», y entonces,  Santiago Cruz, el tolimense más tolimense,  se convirtió en nuevo inversionista de San Francisco Campestre al adquirir un lote de 1.750 metros cuadrados, un espacio  espectacular y súper amplio, en el que podrá construir alguna de las 17 tipologías de casas que tiene San Francisco Campestre.

La decisión de elegir la casa no será tarea fácil, porque todas las casas de San Francisco Campestre son maravillosas, pero Santiago se está inclinando por una en especial.

“Yo creo que va a ser la Nogal hermano, 372 metros cuadrados de felicidad, 292 en el primer nivel, y 59 en el segundo, 4 habitaciones para compartir con la familia, que es bien grande”, manifestó Santiago Cruz.

Una decisión de tres pasos

La compra del lote por parte de Santiago Cruz, tuvo tres momentos muy especiales.  El primero, la visita al showroom del proyecto.

“Yo conocí el proyecto en el showroom de La Estación. ¿Qué me llamó la atención?, primero, el lugar hermano, la ubicación. Doima me trae unos recuerdos bellísimos de mi infancia, porque mi abuelo tuvo una finca ubicada justo al frente de San Francisco Campestre, así que cuando yo vi la palabra Doima hubo una conexión muy especial, yo estaba muy chiquito, pero mi infancia huele a Doima. Luego, entré, pregunté, y me di cuenta de todo el tema bioclimático, de las energías renovables, de todo el tema de sintonía con el planeta, y eso me conectó, me terminó de enamorar. Llegué a la casa y le conté a María Paz mi esposa. Me moría de ganas la verdad de ir a conocer la obra en terreno, de ir a Doima”, recordó Santiago Cruz.

Paso dos

El 30 de julio fue la fecha elegida para visitar el lote. Santiago y su familia, se vieron con el Gerente Comercial Óscar Iván Zuluaga en la Glorieta San Isidro, y desde ahí empezó el recorrido. La ruta estaba marcada: Cruce de Cerritos, Chipalo – Doima. El momento más emocionante se dio a la llegada a San Francisco Campestre, porque fue inevitable recordar: la finca del abuelo de Santiago estaba ahí, frente a San Francisco Campestre…

 

“Yo estaba muy pequeño, pero toda esta zona es entrañable para mí y para mi familia”, manifestó Santiago Cruz, mientras miraba hacia las famosísimas Tetas de Doima, las montañas que todo el que llega a Doima, no puede dejar de contemplar.

Durante cerca de dos horas, Santiago y su familia recorrieron terreno. Se enamoraron de muchos lotes, algunos en la manzana F, pero al final, había que elegir uno: el de 1750 metros cuadrados cumplió con todos los requisitos que buscaba la familia Cruz – Mateus. ¡Fue amor a segunda vista!.

“Disfrutamos mucho la visita a terreno con la familia, quedamos completamente enamorados. San Francisco Campestre es una apuesta grande para el Tolima. Doima es una zona muy especial para nosotros, para mi familia, y ojalá sea motivo de orgullo para toda la región y para Colombia», indicó Santiago Cruz.

 

 

Paso tres

Y llegó el momento más emocionante en San Francisco Campestre, ese que se ha vuelto famoso entre todos los inversionistas, la firma de la hoja de negocio y la posterior ubicación de la carita feliz y amarilla en el urbanismo. El lunes 29 de noviembre de 2021 a las 4:10 pm, le dijimos: ¡Santiago Cruz, bienvenido a San Francisco Campestre!

 

 

La proyección de Doima

Santiago aprovechó su vista al showroom de San Francisco, para destacar las características y privilegios que ve en Doima. “

“Doima termina siendo una marca región para el Tolima. Y termina siendo marca región por las razones correctas. Porque es una zona privilegiada en muchos sentidos. A medida que he ido conociendo más el proyecto me he dado cuenta de todas las ventajas que tiene la zona. Es posible que mucha gente no la conozca, incluso viviendo en Ibagué. La verdad, no saben de lo que se están perdiendo. Ojalá que en todo el país se conozca, lo privilegiada que es esta zona en particular”, indicó el nuevo inversionista.

Finalmente, el artista colombiano, habló de la importancia de despertar la sensibilidad ambiental por el planeta.

“Los proyectos de vivienda sostenibles no son el futuro, son el presente. De esto se tiene que tratar en este momento la relación de la vivienda del ser humano con el planeta. Qué bueno que cerca a mi ciudad, en mi región, haya un proyecto como este”, finalizó Santiago Cruz, nuevo inversionista de San Francisco Campestre.

Hay un nuevo inversionista en San Francisco Campestre ¿Su nombre? Santiago Cruz, el tolimense, más tolimense. ¡Bienvenido!